Mantenimiento del instrumento

La madera es un material natural que necesita mantenimiento continuo para evitar desgastes debidos a la humedad procedente del soplo del instrumentista. Para mantener la calidad del sonido y evitar grietas, se tiene que untar la madera con aceite de almendras dulces. No se puede establecer una norma en cuanto a la frequencia a realizar dicha operación.

En principio, se tendrá que vigilar que la parte interior de la flauta siempre esté un poco grasa pero sin llegar a que el aceite salga por los orificios. Al recibir el instrumento, usted tendrá que poner aceite por primera vez. Coja el cuerpo y el pie de la flauta y ponga unas pocas gotas de aceite en la parte interior. Con un escobillón , extienda el aceite. Con el escobillón aún mojado de aceite, repita la operación en la cabeza de la flauta sin entrar en contacto con el bloque ya que ¡¡ no puede entrar aceite en el canal !! Con la misma prudencia, se tiene que engrasar el labium de la flauta. Acabada la operación deje secar la flauta en posición vertical para evitar que el aceite se cuele en el canal.

Se puede frotar también la parte exterior del instrumento con un poco de aceite. Para evitar grietas, no exponga su flauta a la luz directa del sol, frío o calor extremo. Engrase las juntas con frecuencia. Para aquellos que tocan mucho - estudiantes o profesores-, aconsejo la compra de varios instrumentos, o para disminuir los costes, de dos o tres cabezas, ya que este es el lugar de mayor exposición a la humedad del soplo. Los eventuales problemas de embozamiento del canal se pueden prevenir calentando la cabeza de la flauta hasta temperatura corporal antes de tocarla.

weiter